17 de junio de 2010

Capitulo 2: Un juego, una propuesta

Mi cabello se mecía lentamente contra el viento. Estaba en la borda del barco mirando como otra nave se acercaba con extrema lentitud hacia donde yo estaba. Mis manos comenzaron a sudar de los nervios y mi pie se agitaba desenfrenadamente de arriba abajo

- ¡Isabella! – grito saltando de un barco a otro, devuelta a mis brazos. Lo único que pude hacer fue sonreír, mientras el acariciaba mi mejilla dulcemente – Te estuve buscando por tanto tiempo – susurro acercando su rostro al mío lentamente

Solo unos centímetros nos separaban del tan anhelado beso, por mi parte

- Bella...- musito, su aliento golpeando levemente con mis labios ya entreabiertos...

- ¡Despierta! – Y como todas la veces que soñaba con el deseable de Orlando Bloom, vestido de sexy pirata venia mi querido hermano «nótese el sarcasmo» a despertarme.

- ¡Mas te vale que salgas de mi habitación en este instante Emmett! – Gruñí - ¡Maldito infeliz, bastardo, mal...- Un profundo chillido de reprensión hizo que parara con mi mal lenguaje.

- ¡Basta de insultar a tu hermano Isabella! – bufe, viendo a un muy sonriente mastodonte cerrar la puerta de mi habitación.

Me levante perezosamente de mi cama y arrastre mis pies camino al baño. Solo falto una pequeña ducha para que despertara, un poco. Agarre lo primero que encontré en el armario y me vestí rápidamente «Un día más de colegio» fue mi pensamiento mientras bajaba por las escaleras.

- ¡Piensa rápido! – Y claro, ya tenia una tostada en mi cara como era de costumbre.

- ¡Emmett Charles Swan! Deja de molestar a tu hermana – lo reprendió mamá, dejando mi desayuno en la encimera.

- Si mami – dijo Emmett con voz de niño pequeño. Aunque puedo decir, confidencialmente, que es un niño pequeño.

- Hola mamá – salude a mi madre con un beso en la mejilla, después de sacarme la asquerosa tostada del rostro – Hola Oso – le dije a Emmett besando su mejilla también y sentándome en el piso que estaba a su lado.

- Mamá – dijo Emmett con tono serio mientras se echaba a la boca una cucharada de su cereal – Se que no es mi problema – trago, carraspeo y me dio una mirada divertida – Pero Bella ya esta bastante grande como para tener sueños eróticos con Orlando Bloom – el tenedor que tenia en mis manos resbalo y mis mejillas se pusieron de un fuerte color carmín ¡Yo no estaba teniendo de esos sueños!

- Y tu estas bastante grande como para tener pornografía bajo tu almohada – Venganza, dulce venganza. La boca de Emmett formo una 'o' y mamá reía disimuladamente.

- Ya, ya. Basta de acusaciones, mejor se apuran que llegaran tarde, nuevamente – nos dijo mirándonos severamente. Me eche la última tostada de un sopetón a la boca y me pare de mi puesto justo cuando papá venia entrando a la cocina.

- Cariño ¿Puedes decirle a tus hijos que se vayan ya? – le dije mamá dulcemente a Charlie, besando sus labios castamente. Rodee mis ojos.

- Niños, ya oyeron a su madre – dijo papá tomando el control de la situación «O eso creía» pensé.

- Vamos grandulón – dije a Emmett tirando de su polera - ¡Adiós Ma! ¡Adiós Pa! – chillamos a la vez cuando cerramos la puerta.

- Bella, enserio. Para de llamar a Orlando por las noches – rodee mis ojos sintiendo como mis mejillas se calentaban otra vez.

- ¡Ey! Yo podría decir lo mismo de ti – antes de que replicara añadí – con Rose - ¡Emmett Swan se había sonrojado! Un punto para Bella – Pensándolo bien, podría decirle a Rose como la llamas por las noches – chasquee mi lengua - ¿Crees que le guste? – le pregunte cuando hecho a andar el Jeep.

- No te atreverías – me dijo con pánico, entrecerrando sus ojos.

- Tal vez si, tal vez no – me encogí de hombros restándole importancia - ¿Quién sabe? – le dije con mi mejor sonrisa malévola.

El gigantesco Jeep de Emmett dio paso por el estacionamiento del colegio.

Y ahí lo vi. Apoyado contra su auto tan despreocupado como siempre. Sonreí al ver como las chicas se le quedaban mirando al pasar, y el con una simple sonrisa las tenia a todas a sus pies. Casi todas. Suspiros por aquí, cuchicheos por allá. Ya estaba acostumbrada a toda la atención que él tenía.

- Hey Swan – dijo acercándose a mi y depositando un beso en mi frente, alisando la arruga que tenia por traer mi ceño fruncido – No me digas ¿Emmett otra vez te despertó cuando soñabas con Orlando? – me pregunto divertido. Resople y comencé a caminar a la entrada del colegio, con su brazo rodeando mis hombros.

¿Cabe mencionar que es mi mejor amigo?

- Una chica tiene derecho a soñar – dije - ¡Pero no cuando tienes como hermano a...eso! – le dije apuntando a Emmett que venia tras nosotros, alzando su cabeza debes en cuando.

- Ey, Eddie ¿Has visto a Rose? – Edward frunció el ceño por el apodo que Emmett le había puesto, luego apunto a la cafetería con su cabeza.

- Fue con Alice a hacer no se que cosa, Jasper esta ahí también – Emmett sonrió abiertamente haciendo que los hoyuelos que había heredado de papá se acentuaran aun más.

- ¡Gracias! – chillo corriendo en dirección a la cafetería. Edward y yo entornamos nuestros ojos a la misma vez.

- Dime ¿Cómo te fue con – pause pensando en el nombre de su cita – Kathy? – Edward me miro confundido, y después como sin una ampolleta se hubiera prendido sobre su cabeza sonrió.

- Ah, Kathy – dijo como si nada tomando su lugar en la sala, que era a mi costado – Pues, bien – Rodee mis ojos y gire la silla para quedar frente a el.

- ¿Bien? – Negué con mi cabeza sonriendo – Vamos Edward, nunca te va 'bien' con una chica siempre dices otras cosas como – pensé – Esplendido, maravilloso, espectacular – Edward rió por la bajo.

- ¿Puedo decirte algo? – me pregunto confidencialmente acercándose mas a mi. Asentí – No me acuerdo de Kathy – susurro. Resople y puse mi silla en su lugar.

Sí, el es Edward Cullen, mi mejor amigo.


--------------------------------------------------------------------------------

- Oh no – susurre entrando a la cafetería acompañada de Edward.

- Oh no ¿Qué? – me pregunto confundido. Le hice una seña con mi cabeza a la mesa en donde estaban todas las chicas reunidas – Reunión de chicas – dijo divertido – Nos vemos luego Bells – y el muy maldito me abandono.

Fui a tomar mi almuerzo, me atrase lo más que pude. Odiaba cuando las chicas se sentaban todas juntas, era una especie de 'tradición' para cuando alguna tuviera algo interesante, entre comillas, que contar. Lo que mas detestaba era que prácticamente se trataba de citas ¿Y quien es el chico mas deseado por toda la población femenina del colegio? ¡Bingo! Edward

- ¿Qué sucedió ahora? – Pregunte con cansancio sentándome en el único lugar que estaba libre – Oh, no me digan ¡Alguien salió con Edward! – dije con falso entusiasmo. Rose y Alice tosieron tratando de ocultar la risa. Sonreí.

- ¡Kathy nos contara sobre su cita con Edward! – chillo Lauren sin prestar importancia a mi sarcástico comentario. Alice y Rose me miraron y entornaron sus ojos.

Y así comenzó la charla de 'lo perfecto que es Edward Cullen' este tipo de charlas me la sabia al revés y al derecho. La chica estaba tan entusiasmada contando todas las cosas que había hecho con Edward; Me dio lastima ¿Cómo se sentiría si supiera que Edward no recuerda la minima parte de eso? Furia sentí después por la actitud de Edward

- ¡¿Te beso? – Pregunto, mas bien grito, Jessica, celosa - ¿Estas segura que no lo soñaste? – le pregunto sonriendo burlonamente mientras se miraba su manicure. Kathy la miro retándola con la mirada.

- No querida, fue verdad, no un sueño – pauso y sonrió descaradamente – Como lo es para otras – dijo mirando a Jessica fijamente

¿Enserio valía la pena pelear por el beso de un simple chico? Oh, perdón. Edward no era un simple chico. Agradecí mentalmente el que ninguna pudiera leer mis pensamientos o ya estaría muerta por pensar en Edward como 'un simple chico'.

- Ya, ya ¿Qué más sucedió Kathy? – pregunte para parar la riña que se formaría si nadie hacia nada. Kathy continuó.

Hubo un momento en el que no aguante más. Esta bien; Edward es guapo, encantador, con una sonrisa sumamente deslumbrante ¡Pero estas chicas lo hacían ver como la perfección en persona!

- Es tan lindo – dijo Ángela con tono soñador.

- Sexy – corroboro Lauren mordiéndose el labio. Iugh.

- Perfecto – sentencio Jessica, antes de que la mesa se sumiera en cursis suspiros.

- Nadie es perfecto – comente tomando un sorbo de la soda que tenia en mis manos. Todos los ojos estaban sobre mí con una expresión de horror. Todos excepto los de Rose y Alice, que me miraban divertida. Rodee mis ojos - ¿Qué? – Espete molesta de que me miraran tanto.

- Bella – Lauren pauso y tomo mi mano entre las suyas mirándome comprensivamente ¿Pero que demonios? - ¿Eres lesbiana? – mis ojos se abrieron de par en par y la bebida salio de mi boca haciendo que me atorara. Alice y Rose tenían lagrimas en sus ojos de tanto reírse.

- ¡Ten cuidado! – Chillo cubriéndose su escote, ahora con una mancha naranja por la bebida que había escupido «Te lo mereces idiota» pensé angelicalmente.

- ¡Por supuesto que no lo soy! ¡¿Qué demonios te pasa? – Lauren rodó sus ojos mientras se secaba con unas servilletas que Ángela le estaba dando.

- No entiendo como puedes ser solo la amiga de Edward – miro a las otras chicas y todas asintieron en señal de apoyo, bufe – El es tan, tan...- puse mi mano frente a su cara parando cualquier cosa que haya querido decir.

- No digas perfecto porque te golpeare, lo juro – pause, tomando aire – Aunque ustedes. Ilusas – dije con una sonrisa en mi rostro – No lo crean, Edward no es perfecto – levante mis manos al aire - ¡Vamos! Incluso Alice podría decirlo, ella es su hermana – Alice me miro y rodó sus ojos.

- No me metas en esto, yo estoy de espectadora – Declaro sonriendo. «Traidora» pensé, mientras la miraba con los ojos entrecerrados por su tan indispensable apoyo.

Y así fue como termino el almuerzo. Las clases estuvieron todas iguales, y creo poder definirlas con una sola palabra: aburridas. En la clase de Biología tenia que preguntarle a Edward si se recordaba el haber besado a Kathy ¿Cómo podía olvidar eso? No quiero pensar que es un infeliz sin sentimientos. Rasgue un hoja de mi cuaderno y escribir una pequeña nota

Dime ¿Besaste a Kathy?

Arrugue el papel y lo deslice disimuladamente sobre su cuaderno; Edward rió entre dientes y tomo su lápiz para contestar

Eh, sí ¿Por qué, te importa?

Rodee mis ojos ante la estúpida pregunta que me había hecho y le respondí:

Claro, quería saber si realmente eras tan desgraciado como para olvidarte de eso

Edward frunció el ceño cuando leyó mi mensaje, y yo sonreí, claro esta.

Gracias 'amiga'

Fue mi turno de fruncir el ceño, arrugue el papel y lo escondí en mi mochila antes de golpear el brazo de Edward.

- Tonto – sisee entre dientes. Edward sonrío torcidamente y disimulados suspiros se escucharon en la sala. Rodee mis ojos.

- Yo también te quiero – susurro y yo reí, antes de que el profesor nos mandara a guardar silencio.

Bueno, había comprobado que Edward no era tan olvidadizo como creía.

Cuando salí de mi última clase me vi interceptada por un tumulto de chicas. La sorpresa fue cuando me tomaron de los brazos y me guiaron al patio trasero del colegio. Alice y Rose estaban entre ellas y trataban con toda sus fuerzas de contener una sonrisa.

Entrecerré los ojos. Algo tramaban y estaba segura de que no saldría libre de esta.

- Bien Bella, te propondremos algo – me dijo Lauren seriamente, cruzando sus brazos bajo su voluptuoso pecho, demasiado voluptuoso diría yo., haciendo que este se levantara extrañamente «Ojos al frente, Bella» me recordé.

- ¿Proponer? ¿Qué? – pregunte con curiosidad, imitando la pose de Lauren. Claro, sin verme tan extravagante como ella.

- Un juego – dijo Jessica poniéndose al costado izquierdo de Lauren – Un simple juego que debes cumplir en un mes – sentencio. Rodee mis ojos.

- ¿Qué clase de juego? – pregunte ya cansada de tanto misterio ¡¿Porqué no iban al grano y ya?

- Una lista – dijo Ángela tomando lugar al costado derecho de Lauren. Dios esto era tan 'Los Ángeles de Charlie' que casi me suelto a reír. Casi.

- Tú dices que Edward no es perfecto – dijo Kathy, como si decir eso fuera un crimen. Enserio, ya me estaba comenzando a dar frío de estar tanto tiempo aquí parada.

- Así que harás una lista de imperfecciones, luego de un mes – Lauren pauso y miro al resto de las chicas – Veremos cuando equivocada estabas, tonta Bella – fruncí el ceño cuando me llamo 'tonta'. Acertaron, Lauren iba a saber quien era la tonta realmente; Pero antes de que, nuevamente, malas palabras salieran de mi boca tenia a Alice y Rose tomando mis brazos.

- Bella acepta – dijo Alice divertida. Y mi instinto asesino despertó; el blanco: Duende entrometido, alias: Alice Cullen.

- Mañana comienza el juego – dijo Rose dejando su reluciente dentadura al descubierto en una sonrisa, enterrando un poco mas fuerte sus uñas en mi piel cuando trate de forcejear.

Y en mi cabeza la única información que procesaba era: ¿En que me demonios me han metido?

- ¡Edward es perfecto! – chillaron a la vez cuando Alice y Rose me arrastraban, literalmente, al estacionamiento para que no ocurriera una masacre.

- ¡Tengo un mes para demostrarles lo contrario! – conteste con determinación.

Bueno, este seria un mes bastante interesante.


--------------------------------------------------------------------------------

- Primer capitulo :) espero les guste, esto es solo el calentamiento, luego viene la verdadera accion afdafdaf XD Oh, una chica me dijo que ya habia leido algo parecido o algo asi :S, es enserio? no quiero que crean que me lo copie he! XD yo no haria eso .-. pero bueno cualquier cosa me dicen :) ¡Muchas gracias por sus reviews, alertas y favoritos!

¡Nos leemos en el próximo capitulo!
~ Lamb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada