7 de julio de 2010

Capitulo 6: Cobarde... sin justificación.

- ¡Fiu! ¡Ya era hora amigo! Enserio, se necesita un poco de acción por estos lugares – comento Emmett, empujando a Jake por uno de sus hombros – Ahora Eddie tiene competencia – agrego, moviendo sus cejas de arriba hacia abajo. Edward miraba a Emmett con sus ojos entrecerrados, y gruño algunas cosas bajo su aliento.

Y yo seguía sin enterarme de nada.

- Uh, ¿Me pueden decir de que demonios habla Emmett? – pregunte a los presentes; nadie respondió, por cierto - ¿Y tu? ¿Qué es eso de que 'vengo por lo que me pertenece'? – me gire a preguntarle a Jake, haciendo una pobre imitación de su voz. Este se encogió de hombros.

- Tranquila Bells, pronto lo sabrás ¿No es así, Edward? – Y Jake siguió hablando con ese tono de confidencialidad. Edward estaba listo para atacar a su presa – Calma, solo digo la verdad...

- Cállate – le ordeno Edward, con la voz ronca, sorprendiendo a todos esta vez. Menos a Jake esta más que decir – Cierra tu boca Jacob Black – ordeno una vez más, apuntándolo con su dedo índice. Jake soltó una sonora carcajada.

- ¿Tienes miedo? – dijo incitando a Edward, acercándose un paso mas a el; desafiándolo. Edward sonrío torcidamente y se acerco hasta quedar separados por unos pocos centímetros.

- ¿Miedo a ti? No sueñes Black – Y yo estaba rayada viendo esta escena de matones, la cual me trajo un recuerdo de aquel programa que veía Emmett 'From G's to Gents' (1) Solo faltaba que comenzaran a alzar sus manos y a mover sus cabezas 'de forma amenazadora'

No sueñes Bella, no te darán aquella satisfacción.

Debo admitir que una parten de mi quería ver algo de eso.

Luego del comentario de Edward todo quedo en silencio; Alice se escondía tras de Jasper cada vez que yo la miraba intentando entender algo, Rosalie mordía su labio inferior repetidamente tratando de contener la sonrisa que quería asomarse en su rostro, al igual que Jasper; Emmett reía con simple descaro. Y estos dos protagonistas, Edward y Jacob, se lanzaban rayo fulminantes por su mirada.

Lo único que me quedaba era pensar el 'porque' de su discusión, que no tenia argumento alguno, y mi linda cabecita se lleno de ideas...Hasta que encontré una que, uhm, fue la más lógica de las razones.

¿Por qué más discutirían, Huh?

- ¡¿Es por una chica? – chille; más bien pensé en voz alta, causando un sonrojo instantáneamente en mi, por hacerlo una vez más. Odiaba este mal que tenia desde pequeña, Emmett siempre sacaba ese tema a colación. Iugh.

- ¿Qué? – preguntaron los dos implicados al unísono, dejando los rayos fulminantes de un lado para centrar su mirada en mi persona. Los demás estaban tratando con todas sus fuerzas de contener la risa.

- Uh, bueno; ya que nadie me quiere decir porque estupidez están...así – dije apuntándolos – Supuse que debe ser por una chica – Rodee mis ojos – Aunque pensándolo mejor – me cruce de brazos y suspire mirando a Jake – Jake, ¿Enserio? Tu sabes mejor que nadie que Edward solo esta con una chica, a lo máximo, una semana – Y ahora me gire a Edward y alce una ceja – Y tu, ¿Cuándo en tu vida has peleado por una chica? ¡Vamos! Ese no es el Edward Cullen que yo conozco – espete, alzando mis manos al aire.

- Ella es diferente – dijeron por segunda vez al mismo tiempo, con un tono de voz tan serio que casi lo creo, casi. Bufe, entrando a la casa.

- Diferente...si, claro – susurre entre dientes, escondiendo mi asombro.

Una chica, después de todo...Estaban haciendo todo este alboroto por una simple chica.

Hmpf, quien iba a pensarlo.

Edward Cullen peleando por una chica.

¡Rayos! Hubiera sido de lo mejor tener una grabadora en estos momentos.


--------------------------------------------------------------------------------

- Ey Bells, ¿Por qué no me acompañas a recorrer Port Ángeles luego? – Jake estaba sentado a mi lado izquierdo en el sofá, mientras que Edward ocupaba el lado derecho.

- No, porque ella ira conmigo a... – comenzó Edward a responder por mí.

- Bella, dije Bella, no Edward ¿Te quedo claro? – Edward gruño, haciendo que Jake sonriera con prepotencia – Entonces ¿que me dice? Sabes, conozco un pequeño lugar donde podríamos... – Edward bufo.

- Escucha Black, Bella no ira contigo a ninguna parte, además...- Jacob lo corto antes de que dijera algo más, y yo ya me estaba exasperando.

- Cullen, calla – Jake se giro a mi y siguió hablando – Tengo dos motocicletas Bella, tu siempre has querido montar en una...- Edward iba a estallar, literalmente.

- ¡Estas loco! – Chillo Edward – Por ningún motivo dejare que Bella se suba a alguna de tus sucias motocicletas ¿Eres idiota o que? Con las probabilidades que existen de que Bella tenga un accidente...- Comenzó a negar frenéticamente con su cabeza – Ni lo pienses – A pesar de ser verdad, dolió en lo más profundo de mi orgullo.

- Bella ¿Recuerdas esa vez que querías hacer salto de acantilado? Bueno, es tu oportunidad...- Los ojos de Edward se agrandaron a mas no poder por la proposición que Jake me estaba haciendo.

Y lo peor de todo esto era que nadie venia a salvarme.

Mis queridos amigos, si se les podía catalogar como tales ahora, estaban viendo la escena en la parte mas apartada del salón, cuchicheando entre ellos y riéndose de vez en cuando. No escuchaba que rayos estaban hablando, solo escuche cuando Emmett, con su tan bajo volumen de voz «nótese el sarcasmo» dijo 'Bella explotara, Bella explotara y yo no quiero estar presente cuando eso pase'

¡Noticia de primera plana! Hulk era el, no yo.

- ¡Mira Jacob Black! Bella no ira a ningún lado contigo a hacer esas cosas de alto riegos ¡Sobre mi maldito cadáver! – rugió Edward, haciendo que su respiración se acelerara un poco. Los ojos de Jake se iluminaron de un momento a otro.

- ¿Enserio? – Edward gruñía malas palabras bajo su aliento – Bella... ¿No te importaría que matara a Edward, verdad? – me pregunto con tono de angelito.

¡Dios Mio! Juro que me tenían harta, estaba esta la coronilla con sus 'proposiciones' Y lo mas preocupante era que no sabia porque yo ¿Por qué no iban en busca de la chica de ambos?; Mamá siempre me dice que soy un imán para los problemas, ahora estaba creyendo eso; ya que si alguien no despegaba a Edward y Jacob de mi lado...

¿Creen que seria un gran problema asesinarlos? Tenia toda una escena preparada en mi mente de cómo seria poder callarlos de una vez por todas.

Tranquila, cuenta hasta diez, eso siempre soluciona las cosas; ¡Ah! Mi parte sensata.

Uno.

- ¿Qué dices Bells? Como en los viejos tiempos – Decía Jacob, mientras se apegaba más a mí. Escondí mi cabeza entre mis manos, mientras continuaba con la cuenta.

Dos.

- ¡Que no! ¡No! ¡No! ella no ira a ninguna parte contigo, 'como en los viejos tiempos' – Edward rugía como un león endemoniado en estos momentos. Respira, tú puedes llegar a la meta Bella.

Tres.

- Vamos Cullen, deja los celos de lado, ¿Acaso no puedes compartir a tu amiga? – Le pregunto Jake a Edward, mientras pasaba uno de sus brazos por sobre mis hombros.

Cuatro.

- ¡Ja! – Chillo Edward, parándose de golpe en el sofá – Tu lo has dicho, es mi ami...- Callo súbitamente y se volvió a sentar. Solo seis números mas Bella, seis números más.

Cinco.

- ¿Tu que? Oh, si, amiga. Pero bueno, tal vez yo no quiera ser solo... – Siguió diciendo Jake bastante convencido...Oh si, esa fue la gota que rebalso el vaso.

Seis... ¡Oh! ¿Qué diablos?

- Contare hasta tres, cerrare mis ojos, y cuando los abra – sisee entre dientes – Juro que cuando los abra y ustedes sigan a mi lado con su estúpida discusión, los matare, con mi propias manos, dulce y lentamente – Edward y Jacob se tensaron y tragaron en seco – Y no estoy bromeando – apunté – Uno – ningún ruido se escuchaba en la sala – Dos – Emmett susurro algo parecido a 'Corran, han despertado a la bestia' – Tres – abrí mis ojos y la paz me infundio finalmente.

Ah, se sentía tan bien estar en silencio.

- Eh, ¿Bella? – susurro Rose, sentándose a mi lado. El otro lado del sofá también se hundió así que supuse que Alice había ocupado ese lugar.

- ¿Hm? – musite sin abrir los ojos, las chicas se removían nerviosas a mi lado. Abrí mis ojos para prestarles mayor atención.

- Bueno, querida Bella, da la pequeña casualidad de que cuando 'amenazaste' – dijo Alice haciendo comillas en el aire con sus dedos – a los chicos, estos subieron derecho a tu habitación – Podía jurar que mis ojos se iban a salir de sus orbitas.

Y antes de que pudiera subir la escalera apresuradamente al estilo 'flash'...

Edward venia bajando con la lista en sus manos.

¡Edward! ¿No podía ser Jacob?

Karma, mi maldito karma.

- Uh, Bells, ¿Qué diablos es esto? – me preguntó, entrecerrando sus ojos y moviendo la lista frente a mi. Me quede estática y trague en seco, tratando de recordar algo que lo hiciera asociar la lista con él. ¡Idiota! El es la lista.

- Una lista – simple, me encogí de hombros restándole importancia – Un juego que hicimos con las chicas – reí nerviosamente – solo eso, ahora, ¿Me la puedes devolver? – pregunte inocentemente estirando mi mano. Edward me miro y sonrió divertido.

- No – dijo inclinándose y tocando la punta de mi nariz con su dedo – No, por ahora – doblo la lista en pequeños cuadritos y se la metió en el bolsillo de su pantalón – Me la quedare por un tiempo – me dijo, cruzándose de brazos frente a mí; viéndose tan malditamente imponente.

- Pe-pero ¡Edward! Es mi lista, entrégamela, ahora – le ordene, frunciendo el ceño y caminando hacia a el con la intención de arrebatarle la lista de su bolsillo – Edward – dije con tono amenazante.

- Bella – dijo imitando mi tono de voz – Ya dije que no, además, no eres muy buena buscando defectos, solo tienes dos – saco la lista de su pantalón y comenzó a leer en voz alta – 'Lista de imperfecciones, por Bella Swan' – sonrió torcidamente y continuo, obviemos la parte en la que me quede prendada de su sonrisa por un milisegundo – numero uno: Egocéntrico... – paro súbitamente de leer- ¿Que tiene que ver Lauren aquí? – me pregunto desconcertado, y en ese pequeño lapso en el que no le prestaba atención a la lista, se la arrebate.

- ¡Si! – chille con la hoja entre mis manos. Edward me miro amenazadoramente y se comenzó a acercarse a mí, lentamente, esperando cualquier movimiento de mi parte – ¡Espera! – chille, poniendo las manos en frente. Freno y espero; en ese tiempo doble el papel y lo guarde rápidamente en mi brassier - ¡Ja! Atrévete – lo rete, levantando una ceja.

Y... ¿Saben que? No debí hacerlo.

Edward sonrió pícaramente mientras tomaba su puesto anterior, el de acechador.

- Tu lo pediste – y ¡Bam! Yo era la maldita presa.

Y antes de que pudiera siquiera acercarse a esa parte de mi anatomía...

- ¡Emmett! ¡Edward esta tocando a tu hermanita! – chillo Jacob desde algún lugar de la escalera.

No se como paso, cuando, ni porque demonios Emmett lo hizo; Solo se que me estaba revolcando de la risa al pie de la escalera viendo a Emmett sentado sobre la espalda de Edward. ¡Ese tackleo había sido genial! A veces el tener a Emmett de hermano era una ventaja, bueno, esta bien, siempre era una ventaja. Solo me daba un poco de pena Edward, que tenia que soportar al mamut de mi hermano sobre su espalda

- ¡No le pongas un dedo encima a Belly! ¡Cochino! ¡Pervertido! ¡Corrupto! – decía Emmett mientras le daba pequeños zapes a Edward en su cabeza - ¡Y no le toque sus bubis que están en crecimiento! – ahora fue mi turno de pegarle un zape a Emmett - ¡Ouch! ¡Yo solo te defendía! – chillo como niña.

- No necesito que me defiendas Emmy, ahora, bájate de la espalda de Edward, ¡Y tu Jake, baja ahora mismo!

- ¡Si señora! – contestaron Emmett y Jacob, al mismo tiempo.

Esto parecía un regimiento militar. Edward, Jacob, Emmett y Jasper estaban formados frente a mí, por orden de estatura. Alice y Rose se partían de la risa en la cima de la escalera, y yo no hacia otra cosa mas que pasearme frente a los chicos de un lado a otro mirándolos ferozmente.

- Uh, ¿Bella? – me llamo Jasper con la voz temblorosa, me pare frente a el y me cruce de brazos, haciéndole un gesto con mi cabeza para que hablara – Uh, ¿Po-porque yo tengo que estar aquí si no he hecho nada? – me pregunto cauteloso. Suspire y di dos pasos hasta quedar frente a el.

¿Por qué había metido a Jasper en todo esto? Uh, no tenia idea.

- Vuelve con Alice, llorón – fue mi respuesta antes de girarme y sentir como Jasper subía las escaleras para refugiarse en los brazos de su novia – Ahora – dije seriamente, mirando a los tres implicados.

- Belly, vamos, soy tu hermanito – solo basto con que le diera 'la mirada' - Esta bien, me callo – Emmett simulo con sus manos que cerraba su boca con un candado y tiraba la llave al otro lado de la sala.

- Tú – dije apuntando a Jacob – Realmente me alegro de que hayas vuelto, bobo – le dije cariñosamente, ganándome una sonrisa de su parte y un bufido por parte de Edward – Pero se te ha pasado la mano, así que, si no quieres que te descuartice por la forma tan poco peculiar en la que se te ocurre llegar, será mejor que le vayas a dar las buenas noticias a Billy – Jacob bufo y camino a la puerta principal.

- Mañana vendré a verte Bells – me dijo con una sonrisa – Mantente alejado de ella Cullen – le advirtió a Edward, quien rodó sus ojos cuando Jake dio un portazo al salir.

- Rose – miré a Emmett, quien temblaba. Y debo decir que me sentí la persona mas poderosa en estos momentos ¡Oh, vamos! ¿Qué un espécimen como Emmett te tenga miedo? Estaba realmente orgullosa de mi – Te daré mi pésame al tener que soportar a Hulk como tu novio – Rose sonrió mientras entornaba sus ojos – Pero mi querido hermano – volví a mirara a Emmett que se estremeció – Te llevará a celebrara su noviazgo ¿No es así Alice? – Alice comenzó a dar saltitos en su lugar, tomo a Jasper con su mano derecha y a Rose con la izquierda y los jalo escalera abajo.

- Bien, tengo todo listo ¡Cera una cita doble! – Chillo Alice aplaudiendo con sus manos – Emmett, nos vamos, ahora – sentencio, antes de arrastrar a su novio por la puerta - ¡Ten cuidado Eddie! – fue la despedida que le dio a su hermano.

- No te preocupes, yo cuidare tu Xbox con mi propia vida – le dijo Emmett a Edward lastimosamente, palmeando su hombro – Te adoro Belly – y a mi me asfixio con uno de sus abrazos 'rompe-huesos' - ¡Nos vemos...creo! – y salio por la puerta junto a Rose.

- ¿Quieres ir al parque? – me pregunto Edward de súbito, con el nerviosismo impregnado en su voz. Fruncí el ceño y me cruce de brazos nuevamente.

Ahora solo quedábamos el y yo. Y esta mas que claro que Edward no se salvará de esta.

Asentí mientras tomaba una de mis chaquetas.


--------------------------------------------------------------------------------

- Emmett es un monstruo – se quejo Edward por enésima vez, mientras sobaba su espalda - ¿Qué le das de comer? – me pregunto, cuando paramos en una de las bancas del pequeño parque que nos encontrábamos. Lo mire, aun enojada por el comportamiento que tuvo con Jacob en la tarde. Suspire y tome asiento en la pequeña banca.

- Sándwiches – conteste orgullosa. Edward me miro por unos segundos y luego se largo a reír, bufe y golpee su hombro ligeramente - ¿Qué tiene de malo? – pregunto enfurruñada, cruzándome de brazos.

- Así que, eso es lo que han comido prácticamente toda la semana, sándwiches – comento, con su vista clavada en el cielo. Asentí – Valla, si Reneé supiera que...

- Alto ahí, tu no le dirás nada ¿Te imaginas y se entera de que alimente a su bebé con sándwiches? Seria mi muerte –Edward rió y suspiro, algo que me llamo la atención, no mas que su rostro acongojado - ¿Qué? – le pregunté, girándome en la banca y poniendo mis pies sobre esta.

- Nada – dijo, agachando la cabeza. Y los recuerdos de la fiesta de disfraces me golpearon de una. Comencé a menear mi cabeza frenéticamente a ambos lados tratando de alejar las cosas que se amontonaban en mi mente – Bella – levante mi vista y me tope con los ojos de Edward que tenían un matiz de tristeza que no me gustaba, para nada – Uh, tu... eres mi amiga ¿cierto? – me pregunto, tímidamente.

Por un segundo creí, solo por un segundo, que el Edward tímido era adorable.

¡Solo por un segundo!

- Ugh, ¿Qué pregunta es esa? ¡Claro que lo soy! Tonto – dije entornando mis ojos - ¿Por qué se comportaron de esa forma conmigo? – Ahora fue mi turno de preguntar, Edward desvió su mirada.

- ¿A quien quieres más? – me pregunto nuevamente, pasando en alto mi pregunta, se lo dejaría pasar por esta vez, ya tendría toda la semana para preguntarle sobre su infantil comportamiento. Fruncí el ceño más aún, si me hablaba en clave seguiría sin entender sus preguntas – A Jacob o a mi – respondió a mi duda mental, agachando una vez mas su rostro para tratar de esconder el tenue rubor que se había instalado en sus mejillas.

Lo admito, son dos segundos en los que creoque se ve adorable.

- Uh, bueno – rasque mi nuca y sentí como mis mejillas se sonrojaban también – Uh, yo, ¿A los dos los quiero por igual? – respondí; o más bien dicho pregunte. Ni yo tenía claro eso ¿Cómo iba a saber a quien quería más si a los dos los consideraba mis amigos?

- Ah – fue su única respuesta.

- ¿Quién es? – pregunte, tratando de cambiar la conversación, para deshacer el incomodo silencio que se había formado entre los dos. Edward me miro confundido. Bah, ahora era yo la que hablaba en clave – La chica que los tiene...distanciados – agregué – O por lo menos dime como es – acoté, Edward sonrió levemente y hablo.

- Única – me respondió. Rodee mis ojos.

- Déjame adivinar ¿si? – Edward asintió, mirándome con un brillo divertido en sus ojos – Rubia, con un cuerpo de infarto, el centro de atención... Uh ¡Y labios carnosos! – chille. Edward me miro como si estuviera loca y luego soltó una gran risotada.

- ¿Labios carnosos? ¿A que viene eso? – me pregunto entretenido.

- Uh, no lo se, solo se vino a mi cabeza – conteste encogiéndome de hombros. La mirada de Edward cambio nuevamente.

- No – me dijo, apoyando su barbilla sobre sus manos – No es rubia, con 'un cuerpo de infarto' – dijo entornando sus ojos – y tampoco es el centro de atención...Pero ¿sabes? Si tiene labios, mmm...apetitosos – finalizo con un fuerte suspiro – Cobarde – dijo después de unos segundos.

- ¿Eh? – Pregunte frunciendo el ceño – ¿La chica es...cobarde? – dije ladeando mi cabeza sin entender. Edward giro su rostro y me miro sonriente.

- Cobarde, esa puede ser otra de las imperfecciones – sentencio sonriendo tenuemente.

Y yo me quede de piedra.

¿Cómo podía cambiar de conversación tan fácilmente? ¿Creo que entiendo todo, o que?

¿Acaso el...?

No, no podía ser.


--------------------------------------------------------------------------------

Entrada la noche.

Los pies me pesaban como nunca, luego de que Edward me diera 'esa sugerencia' lo nuestro se había vuelto realmente incomodo...por mi parte. Y la misma pregunta venia a mi mente.

¿Se habrá dado cuenta?

Bueno, si lo pienso positivamente, tal vez solo fue una sugerencia ¡Solo eso! Porque, digo, si lo supiera, no hubiera tratado de seguir la conversación ¿Huh? Es más, creo que yo me comporte como sospechosa.

¡Rayos Bella!

Me estire en mi adorable cama; era una de las cosas materiales que mas amaba de la casa, y saque la lista de mi brassier; si, todavía estaba guardada ahí.

Lamparita prendida, lápiz en mano... ¡Acción!

3. Cobarde: Sugerido por la victima de la lista, alias, E.C. (Yo...no tengo justificación para esto aún)

Y no las tendría dentro de mucho.

Es más ¿Eso siquiera era una imperfección?

Hmpf, muchas cosas en un solo día...para un solo cerebro.


--------------------------------------------------------------------------------

(1) Reality de MTV, que convertía a 'pandilleros' en unos 'caballeros'.



--------------------------------------------------------------------------------


- Aquí les traigo el quinto capitulo, este es más largo así que no se quejen eh! XD espero les guste. Nuestro querido Ed acaba de hacer una sugerencia ¿Sabrá que él es la lista? ¡Entérense en el próximo capitulo!...OK, miento XD no se sabrá en el próximo capitulo XD, debo dejar a Belly Bells con la duda de si sabe o no, para que se carcoma su cabecita pensando. ¡Muchas gracias por sus reviews, alertas y favoritos!


¡Nos leemos en el próximo capitulo!
~ Lamb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada